Skip to content

Peligros de la inteligencia artificial

Tipos de inteligencia artificial

Peligros de la inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial se basa en la construcción de máquinas capaces de pensar y actuar inteligentemente, con herramientas como los algoritmos de Google. Pero como todas las nuevas tecnologías, pueden utilizarse para hacer cosas buenas o, por el contrario, para cometer delitos y causar problemas a las personas.

Hay cinco peligros relevantes de la inteligencia artificial que mencionamos:

Armas autónomas:

Las armas programadas para matar representan un grave riesgo en el futuro de la IA. Es posible que las armas nucleares sean sustituidas por armas autónomas. No sólo son peligrosos porque pueden llegar a ser completamente autónomos y actuar sin supervisión, sino por personas que pueden tenerlos en sus manos.

Manipular la sociedad:

Los medios sociales pueden ser una gran fuente de información sobre cualquier persona y, además de ser utilizados para la comercialización y la provisión de anuncios específicos para cada persona, pueden ser utilizados de muchas otras maneras. Con el escándalo de Cambridge Analytica sobre las elecciones presidenciales de Estados Unidos y las elecciones de Brexit en el Reino Unido, hemos visto el enorme poder que se le puede dar a tener datos para manipular a la gente con los que AI puede identificar algoritmos y datos personales que pueden ser extremadamente peligrosos.

Invasión de la privacidad para oprimir socialmente:

Es posible “rastrear” las huellas de un usuario en la red y utilizar mucha información para invadir su privacidad. Por ejemplo, en China, se utilizará información como el reconocimiento facial de las cámaras y cómo se comportan, si fuman o ven demasiados videojuegos para el sistema de crédito social. Por lo tanto, esta invasión de la privacidad puede convertirse en una opresión social.

Divergencia entre nuestros objetivos y los de la máquina de Inteligencia Artificial:

Si nuestros objetivos no coinciden con los de la máquina, las acciones que pedimos que se tomen pueden terminar en desastre. Por ejemplo, envíe una solicitud a AI para que nos lleve a un lugar lo antes posible, pero sin especificar que debe respetar las normas de tráfico para no poner en peligro vidas humanas.

Discriminación:

Debido a que las máquinas de inteligencia artificial pueden recolectar su información, analizarla y rastrearla, también pueden usar esta información en su contra. Por ejemplo, una compañía de seguros puede negarle el seguro debido a las veces que las cámaras tienen imágenes de usted hablando por teléfono, o una persona que aspira a un trabajo puede perder la oportunidad debido a su baja red social en Internet.

 

Consecuencias y riesgos de la Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial tiene el potencial de estar siempre disponible y de ser modificada específicamente para las personas. La principal desventaja es que las empresas responsables del diseño de esta tecnología no están específicamente interesadas en el bienestar de cada usuario, sino en el aumento del tráfico, el consumo y la adicción a la tecnología. Grandes corporaciones de inteligencia artificial han desarrollado incluso fórmulas para lograr esto de una manera muy eficiente.

Uno de los problemas más comunes son los errores de programación en el software de inteligencia artificial. Todos estamos familiarizados con estos defectos, que pueden causar una “red que cae” y nos deja sin comunicación durante horas. Sin embargo, la creciente complejidad de los sistemas de inteligencia artificial y su uso altamente funcional aplicado al control de automóviles, robots quirúrgicos y sistemas de armas nos obliga a redoblar nuestros esfuerzos en la calidad del software.

Un segundo grupo de riesgos son los ciberataques: los delincuentes y los enemigos atacan continuamente nuestros ordenadores con virus y otras formas de malware. Los algoritmos de IA no son diferentes de otros programas y pueden verse comprometidos. La preocupación va de la mano con el nivel de complejidad y dependencia de las funciones en las que se utiliza la IA. En todas partes del mundo, se promueve y financia una amplia gama de proyectos de investigación sobre ciberseguridad para proporcionar a la AI las herramientas que necesita para detectar y suprimir los ataques cibernéticos.

Los mayores temores se centran en la perspectiva de tener que lidiar con superinteligencias fuera de control. En todos estos casos, el problema es que los humanos no han sido capaces de instruir adecuadamente el algoritmo de la IA sobre cómo comportarse.

Problemas de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial genera miradas hacia el futuro, donde se elevan los beneficios y los prejuicios. Se especula que uno podría vivir en un mundo automatizado en el que todas las tareas serían simples, pero también que la raza humana podría ser exterminada si las máquinas siguieran siendo atribuidas a la superinteligencia.

La inteligencia artificial causa incertidumbre en las personas, por supuesto que proporcionará facilidad para realizar muchas tareas, sin embargo, hay quienes sugieren que podrían ser dañinas a largo plazo. La IA se ha desarrollado rápidamente y algunos se sienten amenazados.

El desarrollo de la IA es polémico en todo el mundo, y en 2014 un gran número de científicos eminentes firmaron una carta abierta solicitando que esta tecnología no se utilizara en los enfrentamientos. En otras palabras, todavía no conocen todas sus capacidades y sin embargo generan un gran movimiento.

El desarrollo de la inteligencia artificial en robots será perjudicial para la raza humana porque adoptarán una versatilidad peculiar y una automatización impecable en diferentes áreas de fabricación. Este efecto se verá acompañado de despidos inesperados tanto en el sector técnico como en el administrativo, ya que serán considerados los favoritos en el mercado laboral. La integración de la inteligencia en la vida social inmediata de nuestros robots nos lleva a la dependencia final de la inteligencia artificial, pasando desapercibidos los diversos eventos catastróficos que ocurren en nuestro sistema ecológico, ya que la comparación de la eficiencia entre el hombre y la máquina que adopta la inteligencia artificial es extraordinariamente notable.

Es evidente que el desarrollo acelerado de la IA es polémico, ya que supera a las personas en ciertos campos. En torno a ella se plantean teorías positivas y negativas; algunos afirman que contribuirán a la realización de algunas actividades y otras que podrían generar la extinción de la raza humana. Sin embargo, cabe señalar que, a pesar de los increíbles progresos de la IA, la racionalidad humana aún no se ha superado porque se adapta a las circunstancias.

Tipos de inteligencia artificial

Beneficios de la inteligencia artificial

La inteligencia artificial presenta un desarrollo avanzado en el campo tecnológico que nos permite sumergirnos cada vez más en las posibles circunstancias a las que nos someteremos como consecuencia de la llegada de las máquinas inteligentes. La superioridad de las máquinas se refleja en las tareas y trabajos diarios que requieren un alto nivel de complejidad, es decir, que son más eficientes y efectivos que las personas. Por eso decimos que las plantas en los Estados Unidos y el Reino Unido estarán más inclinadas a comercializar máquinas inteligentes dentro de su industria. Por lo tanto, reiteramos que la inteligencia artificial es un componente activo que cambia gradualmente con el desarrollo de la sociedad y sus necesidades.

La IA es un arma importante para el desarrollo de un país porque nos permite progresar y estar a la vanguardia en el uso de la tecnología. El uso de la IA es, por tanto, el desarrollo y crecimiento de las grandes empresas que mueven un país, generando una mayor productividad, también somos conscientes de que para llegar de donde viene la IA, ésta ha pasado por un proceso de estudios y una serie de pruebas.

La inteligencia artificial es un potencial implementado por las fábricas, que cambian a un nivel de mejora en el campo socioeconómico basado en la antigua y moderna revolución tecnológica que genera una forma de realizar tareas específicas para las necesidades de una sociedad. Esto proporciona una mirada futurista e innovadora, para crear una integración económica cada vez más sólida.

Uso indebido de la inteligencia artificial

Una de las principales razones por las que las organizaciones temen adoptar la Inteligencia Artificial es, en la mayoría de los casos, el desconocimiento de la misma. Probablemente otra de las razones más importantes es el costo de la misma, o la idea de un alto costo. Independientemente de las causas, las empresas de todos los tamaños se encuentran en desventaja porque no son las primeras en adoptar esta tecnología.

Estas predicciones distantes de que las máquinas algún día controlarán el mundo cada vez más verdadero, y si quieres la prueba cuenta cuántas veces hablamos con Siri, Cortana o Alexa, asistentes electrónicos en este momento.

Se trata de la Inteligencia Artificial (IA), un fenómeno que hace sólo medio siglo parecía pura ciencia ficción y que hoy revoluciona el mundo que nos rodea.

La Inteligencia Artificial está presente en complejos sistemas que utilizamos a diario, desde el eficaz dispositivo de la mayoría de los coches modernos que avisa cuando hay peligro de colisión y hace que el vehículo se detenga por usted, hasta el más insignificante pedido de su asistente personal, Incorpora prácticamente todos los teléfonos modernos y otros dispositivos domésticos.

El concepto de inteligencia artificial comenzó en 1950, cuando Alan Turing, uno de los pioneros del universo informático, implementó la “prueba Turing”, que consistía en un juez que se comunicaba con dos participantes desconocidos ubicados en diferentes salas. En una de las habitaciones había un humano y en la otra una máquina. Luego, hizo preguntas alternativas a los dos participantes y decidió si la respuesta había sido hecha por la persona o máquina. Si el juez escogía respuestas humanas menos del 50% del tiempo, la máquina era considerada inteligente.

Este campo iniciado por Turing tuvo en las últimas dos décadas un momento tan significativo que algunos expertos estiman que para el año 2030 las máquinas (ordenadores, dispositivos electrónicos, robots, teléfonos y todo tipo de dispositivos) tienen como objetivo facilitar el desarrollo de la vida moderna. ) tendrá mucho más poder computacional que el cerebro humano, en términos del número de cálculos que se pueden realizar cada segundo.

La Inteligencia Artificial cubre cada vez más áreas de nuestras vidas, pero su mal uso puede traer peligros a la sociedad y a los ciudadanos. Es por eso que usted debe saber estos 5 riesgos de la IA que debemos evitar a toda costa.

Por lo tanto, la Inteligencia Artificial puede conllevar estos riesgos que la convierten en una tecnología peligrosa, pero esto sólo ocurrirá si la utilizamos de forma inadecuada. Es necesario evitar que se utilice con fines destructivos y desarrollar las partes positivas del sexo anal para continuar la investigación de enfermedades y otras buenas causas.

Primero debemos distinguir entre asistentes inteligentes e inteligencia artificial. En este momento, la mayoría de las aplicaciones que calificamos como inteligencia artificial son simplemente asistentes inteligentes que aumentan y sirven a los seres humanos, como Google Maps, Google Lens, Alexa… Pueden tener una capacidad avanzada de reconocimiento de idiomas e imágenes. Pueden tener capacidades avanzadas de reconocimiento de idiomas e imágenes. El coche autónomo tiene una inteligencia mucho menor, pero es poderoso en sus dominios, aunque no puede entender a un niño de dos años ni jugar al ajedrez.

Cuando las máquinas añaden otras partes inteligentes y se expanden, cuando son socialmente inteligentes, entienden las emociones y se conectan entre sí, pronto serán infinitamente inteligentes, lo que supone un riesgo para los humanos. La inteligencia artificial es increíble y bastante perturbadora, especialmente en el lugar de trabajo, pero a medida que nos acercamos a la inteligencia artificial general (AGI), necesitaremos más pautas y regulaciones éticas y de seguridad similares a los tratados de inteligencia.