Skip to content

Inteligencia artificial en la medicina

Las grandes empresas de Silicon Valley han optado por incluir la inteligencia artificial en desarrollos relacionados con el campo de la salud. Tanto es así que algunos expertos se atreven a decir que este mercado está en auge.

Los avances en términos de inteligencia artificial pueden incluso traducirse en ventajas económicas. Según un informe de la firma Frost & Sullivan, al ayudar a diagnosticar y detectar enfermedades prematuramente, la inteligencia artificial permitirá reducir el gasto en salud.

Además, son servicios de fácil acceso para las personas porque pueden acceder a ellos desde sus teléfonos o desde cualquier otro objeto inteligente como el reloj. Esto nos lleva a la pregunta: ¿podría ser la medicina del mañana un programa de ordenador?

Las personas ya pueden, en algunos casos, saber qué enfermedad tienen sin tener que ir al médico, ya que en una “aplicación” instalada en su teléfono móvil es posible encontrar la respuesta. Además, tiene la posibilidad de hacer un seguimiento de su estado de salud y la aplicación le avisa cuando hay algo anormal.

Un ejemplo de cómo se está aplicando esta tecnología es el proyecto’Cardiograma’, una aplicación que utiliza el sensor de reloj de Apple para medir la frecuencia cardíaca en tiempo real y, mediante algoritmos, detecta cuando la frecuencia cardíaca no es normal y avisa a la persona para que esté alerta.

En términos de detección temprana de enfermedades, la inteligencia artificial puede ser aún más efectiva que los métodos utilizados en la medicina tradicional. Como lo demuestra una herramienta creada por investigadores de Harvard y la Universidad de Vermont, que identifica casos de depresión analizando las fotos publicadas en Instagram. Según ellos, los resultados fueron mejores que la tasa media de diagnóstico alcanzada por los médicos.

Las enfermedades más complejas también pueden ser detectadas por la inteligencia artificial. Un equipo de la Universidad de Nueva York diseñó algoritmos que permiten la detección precisa y oportuna de diferentes enfermedades, en particular la diabetes tipo 2 y la insuficiencia cardíaca.

Aunque la inteligencia artificial aplicada a la medicina ha permitido que la investigación vaya más rápido, los datos aún no se han integrado en el servicio de atención de salud, donde los médicos pueden no saber qué es lo que está disponible o cómo utilizar las nuevas herramientas.

Inteligencia artificial en la medicina

El sorprendente avance tecnológico que la humanidad ha experimentado en los últimos dos siglos encuentra su expresión más acabada y complicada en la invención de las computadoras, las “máquinas que piensan” como las llama McCorduck (1979). La velocidad y la asombrosa complejidad del ordenador ya no son un secreto para nadie, pero la verdad sobre sus implicaciones más profundas sólo la conoce un número muy limitado de especialistas.

La Inteligencia Artificial es una ciencia que se ocupa de la comprensión de la inteligencia y del diseño de máquinas inteligentes, es decir, del estudio y simulación de las actividades intelectuales del hombre (manipulación, razonamiento, percepción, aprendizaje, creación). La IA es un campo de estudio que busca explicar y emular el comportamiento inteligente en términos de procesos computacionales.

La Inteligencia Artificial es una combinación de informática, fisiología y filosofía, tan general y amplia como eso, es que reúne varios campos (robótica, sistemas expertos, por ejemplo), todos los cuales tienen en común la creación de máquinas que pueden “pensar”.

Algunos expertos en informática han argumentado, desde hace algún tiempo, que los ordenadores poseerán capacidades y habilidades similares a las de los seres humanos, y que, en un futuro próximo, los veremos igualar y superarnos en muchas de las actividades intelectuales tradicionalmente reservadas a los seres humanos.

En principio, las posibilidades son casi ilimitadas, por lo que hoy en día encontramos programas de inteligencia artificial en satélites artificiales, en grandes aeropuertos, en sistemas de diagnóstico hospitalario y en un número infinito de aplicaciones hasta el reconocimiento de caracteres y de la voz humana.

Si no fuera por la existencia y versatilidad de la I.A., muchas de las cosas a las que estamos acostumbrados no podrían funcionar de la misma manera y algunas de ellas ni siquiera lo harían. Dos de las aplicaciones mencionadas anteriormente que han ido ganando aceptación y uso recientemente son el reconocimiento de caracteres y la voz. En el caso de los caracteres, un programa que sólo compara la imagen obtenida por el escáner con patrones o muestras de letras almacenadas previamente en la memoria no puede ser utilizado porque las posibilidades de variación de éstos son enormes dependiendo del tipo de letra y de la serie de atributos que éstos puedan tener. Si a esto le sumamos la variación de calidad en el texto impreso, encontramos una gran cantidad de datos a tener en cuenta que sólo pueden ser evaluados por un programa de I.A. Si en el caso de los caracteres hay una gran variabilidad en el caso de la voz esta variabilidad se eleva enormemente hasta el punto de ser siempre necesario un breve periodo de aprendizaje por parte de la máquina para reconocer la voz del usuario.

EJEMPLOS DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL PARA LA MEDICINA

El campo de la medicina ha sido uno de los más afectados positivamente por las técnicas modernas de “aprendizaje profundo” o aprendizaje automático. Tal vez haya leído algunos pronósticos que inducen el pánico sobre un mundo controlado por la inteligencia artificial. Pero ahora mismo estamos viviendo en una era en la que los algoritmos salvan vidas todos los días.

inteligencia artificialGracias a la inteligencia artificial, ahora podemos detectar el cáncer y los pensamientos suicidas. El aprendizaje automático está infiltrando y optimizando todos los aspectos de la medicina. Desde la forma en que funcionan los servicios de emergencia, hasta la asistencia a los médicos durante las cirugías. La inteligencia artificial ayuda a predecir la muerte de pacientes con enfermedades terminales. También puede detectar enfermedades oculares. Hoy les contaremos algunos ejemplos que The Next Web menciona en un artículo, de empresas que están utilizando la inteligencia artificial para mejorar los servicios médicos.

Corti

Los despachadores de emergencia en Copenhague, Dinamarca, están utilizando una nueva tecnología de asistencia de voz llamada Corti. Corti trabaja escuchando todas las llamadas telefónicas de emergencia. El sistema analiza la conversación y detecta pistas que luego enlaza con su base de datos. A continuación, muestra a los despachadores la información relacionada. La combinación de personas y máquinas ha demostrado ser un éxito, explica el CEO de EMS en Copenhague.

Corti ha salvado la vida de muchas personas, porque en situaciones de emergencia, la gente se encuentra a menudo bajo mucha presión. Tanto las personas en problemas como los despachadores pueden estar nerviosos. Y es entonces cuando la información sobre los síntomas y las condiciones médicas es vital. Corti busca ser una ayuda al trabajo humano, nunca un sustituto, explican sus creadores. Vea en este vídeo exactamente cómo funciona Corti.

Radio

La inteligencia artificial es uno de los aliados más poderosos que tenemos en la lucha contra el cáncer. Uno de los ejemplos mencionados por los medios de comunicación es la tecnología de radio. El Departamento de TI del Gobierno de Moscú (DIT) que lanzó este nuevo sistema la semana pasada. Es un código de detección de cáncer de código abierto, que está disponible en Github, y que utiliza el “aprendizaje profundo” para encontrar signos de cáncer de pulmón en las radiografías.

RadIO está disponible gratuitamente para cualquiera que quiera usarlo, y hay tutoriales sobre cómo ejecutarlo. No es un botón mágico de detección de cáncer, pero es probable que salve muchas vidas. Según DIT, RadIO le permite crear algoritmos de’aprendizaje profundo’ en una pieza corta y fácil de leer del código Python. Ese sistema es tan rápido que, según los investigadores, es capaz de procesar los rayos X de toda la población de Moscú (12 millones de personas) en 30 segundos.

Imagenes de inteligencia artificial en la medicina

inteligencia artificial

Intercomunicaciones en el mundo moderno