Skip to content

Inteligencia artificial en la educacion

Computadoras en la educacion
Rate this post

Con el imparable avance de la tecnología, nuestra sociedad se ve obligada a evolucionar en todos sus aspectos.

Las formas de enseñanza que conocemos hasta ahora se están volviendo rápidamente obsoletas.

Las nuevas generaciones necesitan sistemas educativos que se adapten más a sus hábitos digitales.

Vivimos en una sociedad cada vez más tecnificada. Poco a poco todos los sectores que la componen van asimilando los avances tecnológicos y adaptándose a ellos. La educación también está pasando por este proceso de adaptación, y su interacción con la tecnología está dando lugar a nuevas formas de enseñanza.

Pero, ¿hasta qué punto puede la tecnología revolucionar el mundo de la educación?

Inteligencia artificial en la educacion

Por el momento, el advenimiento de los avances tecnológicos ha ayudado a que la experiencia educativa sea más completa. Con el apoyo de los medios digitales, se ha podido crear el concepto de e-learning y se ha abierto la posibilidad de la educación en línea. Además, han surgido aulas virtuales, que han facilitado la dinamización del trabajo en clase tanto para los alumnos como para los profesores.

Pero aún no se ha producido un cambio completo en el sistema educativo. La creación de un nuevo modelo educativo basado en la tecnología implica la creación de nuevos contenidos adaptados. También es necesario entender la tecnología y los avances de la inteligencia artificial como refuerzos para que el aprendizaje se adapte cada vez más.

Son precisamente los sistemas de inteligencia artificial los que pueden revolucionar el futuro de la educación. A diferencia de otros casos, se espera que la aplicación de estos sistemas sea generalizada en la próxima década. Según la Universidad de Stanford, hay cinco que serán las más utilizadas en las aulas.

Realidad Virtual

Aunque ya se utiliza en la actualidad, se espera que se extienda aún más en los próximos años. Esta herramienta permite a los estudiantes interactuar con entornos creados específicamente para el contenido a enseñar. Con el paso de los años se espera que sean cada vez más refinados. El uso de este tipo de recursos puede enriquecer las lecciones de historia o arte, transfiriendo a los estudiantes a ese entorno.

Robótica educativa

La enseñanza de la robótica se está extendiendo cada vez más en el aula. Los estudiantes aprenden a programar pequeños robots que se ponen en contacto directo con la tecnología. De esta manera se desarrolla el pensamiento lógico y la creatividad. La robótica los estimula y les permite obtener mejores resultados académicos.

Sistemas inteligentes de tutoría

¿Te imaginas tener un profesor virtual? Estos sistemas pueden guiar al estudiante en el aprendizaje y ayudarle a resolver sus problemas con las materias. Ofrecen respuestas instantáneas y permiten al estudiante ser consciente de sus errores más rápidamente. También se pueden utilizar para diseñar sesiones de aprendizaje adaptadas a cada alumno.

Sistemas de aprendizaje en línea

Aunque ya los conocemos a través de los famosos MOOC, su uso se extenderá y se perfeccionará en la próxima década. Estos sistemas permiten una evaluación más sencilla. Su uso en el futuro podría significar el fin de la educación presencial tal como la conocemos.

Análisis del aprendizaje

Ya hemos hablado de adaptar la educación a la capacidad cognitiva de los estudiantes. Al medir y recolectar datos a través de análisis de aprendizaje, los errores y puntos débiles de los estudiantes pueden ser detectados a tiempo. De esta manera, se podrían evitar muchos casos de fracaso escolar.

El papel de la inteligencia artificial en la educación del siglo XXI

La inteligencia artificial está presente en un enorme número de aspectos de nuestra vida cotidiana. Utilizamos continuamente Siri o el Asistente de Google. Disponemos de aspiradores y otros aparatos autónomos e “inteligentes” que realizan su trabajo sin intervención humana. Incluso hay coches que se conducen a sí mismos gracias a la tecnología de Inteligencia Artificial. Pero, ¿cuál podría ser el papel de la inteligencia artificial en las aulas del nuevo milenio?

1. Evaluación automatizada
Gracias a IA, los profesores pueden ver el final de interminables horas de exámenes y exámenes de corrección. Hoy en día ya tenemos pruebas de opción múltiple que una inteligencia artificial puede evaluar. Pero en un futuro no muy lejano la IA será capaz de leer respuestas desarrolladas y obras enteras como lo haría un humano. La tecnología que lo hará posible ya está en desarrollo y podemos utilizarla en aplicaciones como la transcripción de voz a texto y viceversa.

2. Proporcionar asistencia a los maestros
Los días de trabajo de los profesores nunca coinciden con las horas de clase. Cualquier profesor se encuentra en la situación de tener que trabajar antes y después del horario escolar. Y estas horas extras se utilizan a menudo en tareas monótonas y en la comunicación con los padres y los estudiantes.

La inteligencia artificial puede asumir gran parte de estas tareas monótonas. El objetivo es dar a los profesores más tiempo para centrarse en lo que realmente importa: inspirar a los estudiantes y darles la ayuda que necesitan en el proceso de aprendizaje.

3. Ayudar a los estudiantes
No sólo los profesores pueden beneficiarse de las habilidades de AI. Los estudiantes también pueden contar con un verdadero compañero digital que les ayudará a aprender de forma personalizada.

La inteligencia artificial es capaz de analizar los datos de cada estudiante. Gracias a estos datos, la IA puede ofrecer los materiales educativos a un ritmo adaptado a las necesidades de cada uno.

Además, la inteligencia artificial es capaz de responder a preguntas frecuentes que surgen entre los estudiantes y que de otro modo terminarían en la bandeja de entrada del profesor. De esta manera se agiliza el proceso y todos los miembros de la clase son más eficientes.

4. Identificar debilidades en la clase
Por último, la inteligencia artificial también es capaz de recopilar y analizar datos sobre la clase en su conjunto y como un proceso. Gracias a estos datos, AI puede proporcionar información a profesores y estudiantes. Por ejemplo, la inteligencia artificial puede advertir al profesor cuando un determinado material debe ser revisado porque los datos indican que los estudiantes no lo han interiorizado. De esta manera es posible mejorar los procesos, elegir la metodología más adecuada o identificar los problemas para resolverlos lo antes posible.

Afortunadamente, la inteligencia artificial nunca reemplazará a los maestros humanos en su importante trabajo. Pero también está claro que su uso en el aula tiene muchos beneficios para toda la comunidad educativa. Definitivamente, el futuro es hoy y no podemos quedarnos atrás.

Imagenes de inteligencia artificial en la educacion

intercomunicaciones

fraude financiero

Videos de inteligencia artificial en la educacion